Mis inicios en el mundo del grabado a buril

Pequeña historia de los inicios de mi padre

Mi padre nació en 1944 en la ciudad de Barcelona (España), entro como aprendiz a la edad de los 12 años en el famoso taller de .... donde pudo aprender todas la antiguas técnicas del arte del grabado a buril en joyería. El taller lo componían 7 personas, desde aprendices, oficiales y maestros, todo el trabajo se realizaba con respeto al oficio, armonía y dedicación.

Mi iniciación al grabado

A la edad de los 9 años, mi familia cambió la residencia a la preciosa ciudad sureña de Sevilla (España) donde nos establecimos. Una vez terminados mis estudio básicos, decidí incorporarme al taller familiar de grabados a buril que tenía mi padre en el centro de la ciudad, esa decisión sería trascendental en mi vida ya que me sumergí en un mundo en el cual he estado toda mi vida enamorado. En el taller, mi padre me enseño todas las antiguas técnicas que aprendió en su juventud, las cuales adquirí con gran alegría, ya que siempre he sido un gran aficionado a la creación y que mejor manera de hacerlo que de forma artesana y con las antiguas costumbres.

Manteniendo el legado del grabado a buril

Actualmente tengo un pequeño taller en mi domicilio, en el cual dedico todo mi tiempo en realizar grabados a personas que me lo piden y disfrutando de este bello oficio. En él, realizo tanto encargos personalizados como obras de arte en miniatura en monedas con lo que disfruto como nunca este oficio para gente que valora mi trabajo.

Actualidad en el grabado a buril

Como ha afectado Internet al grabado a buril

Con la entrada de Internet, todos los artesanos amantes del grabado a buril que hay repartidos por todo el mundo nos conocimos e intercambiamos antiguas técnicas, con esta herramienta como es Internet, se han dado a conocer todas las diferentes técnicas de diferentes artesanos en todo el mundo consiguiendo una mejora exponencial en el arte del grabado y haciendo que muchísima gente pueda empezar y aprender desde su casa.

Herramientas actuales

En la antigüedad y hasta hace unos 10 años, las herramientas básicas eran el buril, la bola de grabado y la lupa de ojo. Esto era todo lo que se necesitaba para realizar trabajos de primera. Hoy en día se ha ampliado el abanico con microscopios, buriles neumáticos y afiladoras automáticas pudiendo alcanzar muchísima perfección en el grabado.

Manteniendo los haceres y herramientas antiguas

En mi taller utilizo un microscopio como herramienta moderna pero mantengo las demás herramientas manuales ya que me resulta muy placentero y gratificante su uso, y eso se nota en el resultado final. Un trabajo hecho con cariño y sin prisas sen nota en el resultado, mas aún cuando se realiza con herramientas manuales.